El dato es el resultado de la media de incidencia entre hombres y mujeres, según las últimas publicaciones de la OMS.