Una investigación de la Fed de San Francisco mostró este diferencial como el mejor termómetro de recesión